Acerca de nosotros

Desde la Cumbre Mundial en favor de la Infancia de 1990 las Naciones Unidas se han empeñado cada vez más en señalar a la atención de la comunidad internacional la horrenda situación de los niños afectados por los conflictos armados. En 1999, en su condición de experta independiente nombrada por el Secretario General, la Sra. Graça Machel presentó a la Asamblea General su informe titulado “Repercusiones de los conflictos armados sobre los niños”. El informe dio lugar a la aprobación por la Asamblea General de la resolución A/RES/51/77 (1996) por la que se estableció el mandato del Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados por un período de tres años. Desde entonces la Asamblea General ha prorrogado ese mandato en cinco ocasiones. En septiembre de 1997 el Secretario General nombró al Sr. Olara A. Otunnu su Representante Especial para los niños y los conflictos armados. La Sra. Radhika Coomaraswamy ha desempeñado ese cargo desde abril de 2006.

La misión de la Oficina del Representante Especial es la siguiente:

“Promover y proteger los derechos de todos los niños afectados por los conflictos armados”.

  • El Representante Especial actúa como voz moral y defensor independiente de la protección y el bienestar de los niños y las niñas afectados por los conflictos armados;
  • El Representante Especial, junto con sus colaboradores, propone ideas y métodos que mejoren la protección de los niños afectados por los conflictos armados y promueve la adopción de una respuesta más concertada en este ámbito;
  • El Representante Especial y su Oficina promueven los derechos y la protección de los niños afectados por los conflictos armados, les dan prominencia y realizan una labor de concienciación al respecto;
  • El Representante Especial desempeña una función propiciadora llevando a cabo iniciativas humanitarias y diplomáticas que faciliten la labor que realizan los agentes operacionales en el terreno en relación con los niños y los conflictos armados.

La Oficina del Representante Especial no cuenta con una presencia sobre el terreno sino que promueve y apoya los esfuerzos de sus colaboradores operacionales. ;