La Representante Especial de la ONU en La Habana para dar el anuncio de un acuerdo de separación y reintegración de los niños

La Representante Especial de la ONU para los niños y los conflictos armados se une al Gobierno de Colombia y a las FARC-EP en La Habana para dar el anuncio de un acuerdo de separación y reintegración de los niños, niñas y adolescentes

La Habana, Cuba – La representante especial de la ONU para los niños y los conflictos armados, Leila Zerrougui, viajó a La Habana el domingo para presenciar la firma del acuerdo entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) para separar y reintegrar a los niños, niñas y adolescentes vinculados a las FARC-EP.

“Me siento muy privilegiada de estar aquí hoy con los colombianos y colombianas, y dar la bienvenida a este importante compromiso, que pone el tema de los niños al centro del proceso de paz y que se compromete a cambiar sus vidas. Este es un paso urgente para los niños de Colombia que nunca han conocido un país en paz,” dijo Leila Zerrougui.

La Representante Especial felicita a las partes que dirigieron este proceso, así como a los garantes y otros, en particular la UNICEF y la Oficina del Coordinador Residente en Colombia que han brindado su apoyo desde el inicio. “La firma de este acuerdo es un momento histórico para todos los colombianos y colombianas. Es una oportunidad que no nos podemos perder, para dar a los niños, niñas y adolescentes el presente y el futuro que se merecen,” declaró Leila Zerrougui.

Como parte del compromiso, empezararán con la salida de los menores de quince años, siguiendo con la separación de todos los niños menores de 18. El compromiso de hoy incluye principios claves para asegurar que los niños, niñas y adolescentes separados serán tratados primordialmente como víctimas, y que su interés superior sea  la guía para su reintegración en sus comunidades.

“Hoy celebramos, pero mañana empieza el trabajo para ayudar a los niños, niñas y adolescentes a reconstruir sus vidas y empezar una transición a una vida civil pacífica. Las Naciones Unidas y sus socios están preparados para apoyar este proceso,” concluyó Zerrougui.

###
Para obtener información adicional, por favor, póngase en contacto con:
Stephanie Tremblay, Oficial de Comunicaciones, Oficina de la Representante Especial del Secretario General para los niños y conflictos armados, + 1-212-963-8285 (oficina), + 1-917-288-5791 (móvil), Tremblay@un. org

Anne-Lise Robin, Oficial de Asuntos Políticos, Oficina de la Representante Especial del Secretario General para los niños y conflictos armados, + 1-212-963-2785 (oficina), + 1-357-761-5690 (móvil), robina@un.org
Declaración
a la firma del Acuerdo
entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP
sobre la salida y reincorporación
de los niños, niñas y adolescentes en Colombia

de la Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas
 Leila Zerrougui
La Habana, Cuba – 15 de mayo de 2016

________________________________________

Sr. De La Calle, Sr. Marquez, distinguidos miembros de las dos delegaciones, países garantes y acompañantes, colegas de Naciones Unidas, señoras y señores,

Buenas tardes a todas y todos. No puede expresarles lo feliz y honrada que me siento al poder estar hoy aquí como testigo de la firma de este acuerdo histórico. Me hubiera encantado haberles expresado mis sentimientos a todas y todos las niñas y niños de Colombia y a todas y todas los colombianos en su propio idioma en esta ocasión pero lo intentaré a través del apoyo de nuestra capacitada intérprete.

Este momento solo es posible gracias al liderazgo, paciencia y perseverancia que los miembros de la Mesa, han mostrado a lo largo de este proceso para priorizar a los niños, niñas y adolescentes de Colombia que son su presente y su futuro. Su compromiso por mantener este tema a alto nivel en la agenda ahora se ha traducido en la posibilidad de garantizar que estos niños, niñas y adolescentes tengan la oportunidad que necesitan para desarrollar sus vidas plenamente.

Hoy hace casi un año me reuní con ustedes por primera vez aquí en La Habana para hablar sobre la niñez y sus necesidades, fui bien recibida por ambas partes y tuvimos una discusión abierta y muy constructiva. Esta es mi tercera visita a La Habana y los progresos han sido sorprendentes. Con sus firmas en este papel, ustedes están reconociendo que el pueblo colombiano  considera que sus niños, niñas y adolescentes están en el centro de la conciencia colectiva, y merecen toda nuestra protección y atención. Llamo a todas y todos los colombianos y colombianas a apoyar este acuerdo y a verlo como un elemento crucial en la construcción de una paz duradera para su país y para asegurar la no repetición. La implementación total del acuerdo permitirá a los niños, niñas y adolescentes aprender, crecer y prosperar, y con el tiempo convertirse en adultos que contribuyan a una sociedad colombiana en paz.

Esta firma es un paso importante y vital… pero es solo el primer paso como bien saben ustedes. Con los principios rectores del “interés superior del niño” y de que los “niños deben ser tratados primordialmente como víctimas” en el centro de su trabajo, ustedes serán capaces de hacer realidad este acuerdo para asegurar que todos y todas las niñas, niños y adolescentes menores de 18 años reciben los cuidados y el apoyo necesario para su transición a la vida civil. Según mi propia experiencia, les puedo decir que esto no es una tarea fácil. Se requiere una atención especial y el acompañamiento de expertos en el tema a estos niños, niñas y adolescentes en la transición a su nueva vida, las necesidades de cada uno de ellos son diferentes. Por eso me agrada tanto ver que han incluido a una amplia gama de expertos tantos nacionales como internacionales en el proceso, dado que ello les asegurará el acceso al apoyo necesario para dar el próximo paso sin problemas. Además, esperamos que el proceso de Colombia sea un ejemplo para otros países con situaciones similares, dado que la capacidad y la experticia colombianas permitirán implementar este plan cumpliendo con altos estándares.

Contar con buenos programas familiares y comunitarios de reintegración adaptados a las necesidades de los niños, niñas y adolescentes y que aseguren su protección es una pieza fundamental del puzle.  Sin estos programas, hay un alto riesgo de que estos niños, niñas y adolescentes sean re-reclutados por otros grupos armados, lo que sería un elemento desestabilizador para los niños, niñas y adolescentes al igual que para sociedad colombiana en su conjunto. Para hacer que la paz sea totalmente sostenible, los niños, niñas y adolescentes no solo necesitan apoyo psicosocial y físico, sino también oportunidades reales para convertirse en miembros pacíficos y activos de la sociedad. La educación es clave para todos los menores de edad, y para los más mayores lo que se necesita normalmente es contar con ofertas de formación profesional, y me alegra mucho que este punto haga parte del acuerdo.

Ahora que se ha llegado a este acuerdo histórico, por favor permítanme urgirles a comenzar lo antes posible su implementación. Hasta ahora las discusiones en el tema de niñez han contribuido a construir confianza, pero ahora que hay metas comunes acordadas sobre como apoyar a estos niños, es el momento de actuar. Ustedes han identificado las necesidades de esos niños, niñas y adolescentes, así que en virtud de su interés superior  no se debe retrasar el apoyo que necesitan. La niñez es muy corta, por eso cada día de vida de los niños debe ser el más beneficioso y enriquecedor posible para darles un mejor presente y futuro.

Terminaré agradeciéndoles una vez más su arduo trabajo. Añadiré simplemente que cuentan con mi apoyo total y decidido para la implementación de este acuerdo.  Ha sido un verdadero honor haber sido hasta ahora parte de este proceso, trabajando muy de cerca con UNICEF Colombia y la Oficina del Coordinador Residente, y considero todavía un mayor honor poder apoyarles en hacer realidad las metas acordadas para ayudar a la niñez de su país. Ahora me hago eco de los sentimientos de todos y todas mis colegas de Naciones Unidas cuando digo que estamos deseando ver los progresos de este acuerdo, y el fin del conflicto, y que pueden contar con nuestro apoyo. Apelo a todos y todas los colombianos y colombianas  a que apoyemos este paso histórico en el camino hacia la paz y que apoyemos a estas nuevas generaciones a vivir en su sociedad donde la paz y la prosperidad sean una realidad para todos y todas.

Cuando nos volvamos a encontrar es mi deseo que sea para mirar hacia atrás y ver un proceso exitoso, con todos los niños, niñas y adolescentes totalmente reintegrados y viviendo la vida que se merecen. Me es imposible destacar suficientemente la importancia de poner en el centro los derechos, las necesidades y la protección de la niñez, dado que este hecho reforzará su meta de alcanzar la paz en Colombia.

Una vez más mis más sinceras felicitaciones.

Muchas gracias.