Información basada en el Informe del Secretario General sobre la cuestión de los niños y los conflictos armados (A/70/836–S/2016/360) publicado el  20 de abril de 2016.

A pesar del acuerdo de paz firmado en mayo y junio por el Gobierno, la coalición de grupos armados Plataforma y la Coordinadora de Movimientos de Azawad (CMA), a mediados de 2015 continuaron los enfrentamientos entre las partes en el norte de Malí. El período también ser caracterizó por un aumento del extremismo violento y de los ataques asimétricos. En total, se denunciaron 109 violaciones graves verificadas y 128 no verificadas.

Se recibió información de un total de 127 casos de reclutamiento y utilización de niños por grupos armados, de los cuales se verificaron 30. Además, en marzo de 2016 se verificaron en Ineggar (región de Gao) 27 casos de reclutamiento y utilización de niños por el Grupo de Autodefensa de los Tuaregs Imgad y sus Aliados y se recibieron denuncias de otros 47 presuntos casos. El 31 de diciembre, de los 32 niños detenidos por delitos contra la seguridad, 4 permanecían recluidos en Bamako y Koulikoro. Las Naciones Unidas siguieron colaborando con las autoridades malienses para velar por la aplicación del protocolo de cesión firmado en 2013. Además, documentaron casos de 14 niños retenidos por grupos armados.

Las Naciones Unidas verificaron la muerte de 12 niños y la mutilación de 39 en ataques con cohetes y por fuego cruzado, así como en ataques con artefactos explosivos improvisados y por restos explosivos de guerra. Aunque no siempre se pudo averiguar quiénes eran los autores de los ataques, parece que la CMA estuvo involucrada en al menos dos. En un incidente, la muchedumbre linchó, desmembró y quemó a dos niños porque se sospechaba que estaban vinculados a grupos armados y habían participado en un ataque.

En total, se verificaron 22 casos de violación y otros tipos de violencia sexual contra los niños: 3 perpetrados por las Fuerzas de Defensa y de Seguridad Malienses; 1, por la Plataforma; y 18, por desconocidos.

Se verificaron 4 ataques y amenazas de ataques a escuelas y personal protegido, incluidos 1 llevado a cabo por la CMA y otro, por el Frente de Liberación de Masina[1]. Tras la ejecución del dirigente de una aldea por este último en Dogo (región de Mopti), supuestamente por pedir ayuda a las autoridades después de que se le ordenara cerrar las escuelas laicas, el grupo amenazó a profesores de 6 comunidades locales, lo que provocó el cierre de 93 escuelas. En diciembre, el número de escuelas utilizadas con fines militares por grupos armados era de 7, frente a las 20 de 2014.

El entorno operacional siguió siendo muy inestable y los ataques selectivos contra el personal y las instalaciones humanitarios contribuyeron a la disrupción de la prestación de asistencia. En un incidente verificado, la CMA provocó la retirada de una organización no gubernamental internacional que prestaba servicios médicos de apoyo en dos centros de salud de la región de Tombuctú.

Habida cuenta del aumento de las amenazas a la educación, las Naciones Unidas iniciaron un diálogo con el Ministerio de Educación sobre la protección de las escuelas. Continuaron las iniciativas para hacer que la CMA eliminara y previniera las violaciones graves contra los niños, y se adoptaron medidas para preparar un plan de acción con el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad. En octubre, las Naciones Unidas también ayudaron a las autoridades malienses a preparar una estrategia de separación y reinserción social destinada a los niños. Animo a las autoridades y partes interesadas malienses que se ocupan del cumplimiento del acuerdo de paz a prestar atención a los derechos y las necesidades concretas de los niños.

       [1] El Frente de Liberación de Masina es un grupo armado constituido en enero de 2015, al que se han atribuido los ataques realizados en las regiones centrales y septentrionales.

Partes en Malí

  1. Movimiento Nacional para la Liberación de Azawada,c
  2. Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidentala,c
  3. Ansar Eddinea,c

 * Las partes subrayadas han figurado en los anexos al menos cinco años y, por tanto, están consideradas autores persistentes.

Partes que reclutan o utilizan a niños.

b Partes que causan la muerte o mutilación de niños.

c Partes que cometen actos de violación y otras formas de violencia sexual contra niños.

d Partes que llevan a cabo ataques contra escuelas u hospitales.

e Partes que secuestran a niños.