Nuestro Trabajo

Acciones

Las iniciativas de colaboración emprendidas entre la Oficina del Representante Especial, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y otras entidades de las Naciones Unidas, así como con los Estados Miembros, las organizaciones regionales, las ONG y otros grupos de la sociedad civil, han producido importantes avances, acciones y resultados tangibles para los niños.

Entre dichos avances se incluyen una mayor concienciación mundial en torno a los problemas de los niños afectados por los conflictos armados; la elaboración y el refuerzo de normas internacionales para la protección de los niños; una atención constante y una priorización de la cuestión por parte de la Asamblea General y del Consejo de los Derechos Humanos; la inclusión de la cuestión de los niños y los conflictos armados en el programa de paz y seguridad internacionales mediante un compromiso sistemático del Consejo de Seguridad; una mayor incorporación de esta cuestión al sistema de las Naciones Unidas y a la realización de actividades concertadas de promoción

Se están sentando precedentes importantes mediante la aplicación y el aseguramiento de la observancia de estas normas y estándares internacionales en la lucha para poner fin
a la impunidad y lograr que se rinda cuentas de las graves violaciones a los derechos
de los niños por tribunales nacionales como en la Republica Democrática del Congo y Tribunales Internacionales como la Corte Penal Internacional y el Tribunal Especial para Sierra Leona.

La fuerza del proceso proactivo del Consejo de Seguridad, junto con la aplicación de las normas internacionales, ha realzado considerablemente la labor que realizan quienes
promueven la protección de los niños. En los últimos tres años el diálogo para promover la protección de los niños en el plano de las políticas ha producido resultados tangibles, como los compromisos de las partes en los conflictos, lo que también se ha traducido en resultados concretos para la protección de los niños sobre el terreno.

Una asociación clave entre la Oficina del Representante Especial y el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz ha llevado a incorporar las medidas encaminadas las cuestiones relativas a los niños a las operaciones de mantenimiento
de la paz como la protección y los derechos de los niños en la capacitación del personal de mantenimiento de la paz y el despliegue de personal especializado en la protección de menores en las misiones de mantenimiento de paz.

La Representante Especial también ha iniciado conversaciones importantes
con la Comisión de Consolidación de la Paz. sobre la desmovilización de los niños, las necesidades de reintegración, la educación y la formulación de estrategias de empleo a más largo plazo.

Las visitas al terreno de la Representante Especial han sido un elemento fundamental de su estrategia de promoción para lograr que la situación de los derechos de los niños afectados por los conflictos armados tenga la mayor visibilidad posible. En los últimos tres años, la Representante Especial ha realizado 12 visitas a países.

Fuera de las Naciones Unidas, algunas organizaciones regionales como la Unión Africana y la Unión Europea han comenzado a ejecutar los compromisos que habían adquirido con respecto a los niños en el contexto de sus propias iniciativas de establecimiento, mantenimiento y consolidación de la paz. Cabe destacar quela Unión Europea ha aprobado una estrategia para la aplicación práctica de sus Directrices sobre los niños y los conflictos armados.

Otra importante iniciativa política es el firme compromiso expresado por los
Estados Miembros a los Compromisos de París y a los principios y directrices sobre niños vinculados a fuerzas y grupos armados, que proporcionan orientaciones para el desarme, la desmovilización y la reintegración de todas las categorías de niños vinculados a
grupos armados.

No se puede insistir demasiado en que las medidas adoptadas a nivel
internacional deben basarse en el compromiso de hacer frente a la impunidad en el
plano nacional. Los Estados Miembros deben asegurar, como cuestión de máxima
prioridad y urgencia, la introducción de las reformas adecuadas en la legislación
nacional para proteger a los niños a fin de armonizar sus leyes con sus obligaciones
internacionales.