Información basada en el Informe del Secretario General sobre la cuestión de los niños y los conflictos armados (A/70/836–S/2016/360)) publicado el  20 de abril de 2016.

Los niños se vieron afectados por el recrudecimiento de los enfrentamientos en la provincia de Beqaa y en el campamento de refugiados palestinos de Ein el-Hillweh, por los bombardeos en Trípoli y Beirut, y por la violencia a lo largo de la frontera con la República Árabe Siria y de la Línea Azul con Israel.

Las Naciones Unidas siguieron documentando casos de reclutamiento y utilización de niños por grupos armados nacionales y extranjeros, en particular de varones de entre 15 y 17 años que fueron enviados a la República Árabe Siria. La mayoría de los incidentes guardaban relación con el Frente Al-Nusra, pero al parecer también reclutaron niños otros grupos armados, como Hizbullah, en apoyo de las fuerzas del Gobierno sirio. Además, las Naciones Unidas documentaron el reclutamiento y la utilización de menores de entre 15 y 17 años de edad de ambos sexos por facciones armadas palestinas y otros grupos armados en el Líbano. Según se ha informado, los varones realizaban labores de vigilancia en puestos de control o eran utilizados como guardias y las niñas desempeñaban funciones de apoyo.

Como se indica en mi informe anterior (A/69-926-S/2015/409), me preocupa que los niños estén detenidos con prisión preventiva y sometidos a la jurisdicción militar por delitos contra la seguridad nacional. A finales de 2015 permanecían detenidos 15 varones (de entre 14 y 17 años en el momento de la detención).

Las Naciones Unidas verificaron 14 casos de niños que fueron víctimas de restos explosivos de guerra en el sur del Líbano (2 muertos y 9 heridos), de balas perdidas durante ceremonias de luto de Hizbullah (1 muerto y 1 herido) y del fuego cruzado (1 herido).

Durante los enfrentamientos entre facciones armadas que se produjeron en agosto en el campamento de refugiados de Ein el-Hillweh, 6 escuelas de las Naciones Unidas y 2 centros médicos sufrieron daños por el fuego cruzado y 4 escuelas de las Naciones Unidas fueron utilizadas por elementos armados.

Encomio al Gobierno por intensificar sus esfuerzos a fin de ejecutar el plan de trabajo firmado en agosto de 2014 para prevenir la vinculación de niños con la violencia armada en el Líbano e intervenir al respecto. Una vez más, insto al Líbano a ratificar el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados, que firmó en 2002.