Información basada en el Informe del Secretario General sobre la cuestión de los niños y los conflictos armados (A/70/836–S/2016/360)) publicado el  20 de abril de 2016.

El conflicto se caracterizó por una mayor cantidad de bombardeos aéreos indiscriminados y desproporcionados, en particular durante el segundo semestre del año, y por la proliferación de partes involucradas, entre ellas fuerzas internacionales. El asedio de zonas se siguió utilizando como táctica de guerra. El 27 de febrero de 2016, se pudo prestar asistencia humanitaria a zonas que antes eran inaccesibles, gracias a la celebración de un acuerdo de cesación de las hostilidades. Debido al entorno de vigilancia cada vez más limitado, las cifras que figuran a continuación no reflejan la magnitud real de las violaciones graves cometidas por todas las partes en el conflicto.

Se comprobaron un total de 362 casos de reclutamiento y utilización de niños atribuidos al EIIL (274), el Ejército Sirio Libre y grupos afiliados (62), Liwa al-Tawhid (11), comités populares (5), Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (4), Ahrar al Sham (3), el Frente Al-Nusra (2) y el Ejército del Islam (1). En el 56% de los casos verificados, se trató de niños menores de 15 años, un aumento significativo frente a las cifras de 2014. El pago de salarios y la ideología siguieron siendo unos de los principales factores de captación.

El EIIL siguió reclutando y utilizando niños de manera masiva. Las Naciones Unidas verificaron la existencia de centros en Deir Ezzor y las zonas rurales de Alepo y Ar-Raqqa en los que se impartió adiestramiento militar a por lo menos 124 varones de entre 10 y 15 años. La cantidad de casos verificados de niños utilizados como combatientes extranjeros aumentó considerablemente, entre ellos 18 casos de niños de apenas 7 años. Se denunciaron casos de niños utilizados como verdugos, quienes aparecían en grabaciones de vídeo.

Las Naciones Unidas también comprobaron que el Ejército Sirio Libre reclutó y utilizó niños de tan solo 9 años y que Liwa al-Tawhid reclutó 11 niños sirios refugiados en los países vecinos. Mientras la verificación de los casos se tornaba cada vez más difícil, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo siguieron reclutando niños y niñas de tan solo 14 años con fines de combate y, al parecer, uno de los factores determinantes fue la presión y coacción de las comunidades.

Se comprobó que grupos progubernamentales reclutaron y utilizaron niños, entre ellos cinco varones reclutados por el Comité Popular de Tallkalakh (Homs) para trabajar como guardias y realizar patrullas. Además, se denunció que las fuerzas gubernamentales apostaban niños en puestos de control.

El Gobierno siguió deteniendo a niños por su presunta asociación con grupos armados de la oposición, una situación que se comprobó en 36 casos. En 28 de esos casos, los niños sufrieron torturas y uno murió a causa de ello mientras se encontraba detenido. Los grupos progubernamentales siguieron privando a los niños de su libertad por su presunta asociación con grupos de la oposición y tres de los casos se atribuyeron al Comité Popular de Bludan. También hubo cinco casos en los que el EIIL privó a niños de su libertad debido a su asociación con las partes en conflicto.

Los ataques aéreos, los ataques indiscriminados contra objetos y zonas civiles, y los ataques complejos fueron las principales causas de muerte y mutilación de niños. Las Naciones Unidas verificaron 591 casos de niños muertos (269 niños, 106 niñas y 196 niños de sexo desconocido) y 555 casos de niños heridos (203 niños, 128 niñas y 224 niños de sexo desconocido), atribuidos a fuerzas gubernamentales y fuerzas internacionales que apoyaban al Gobierno (585), el EIIL (142), el Frente Al-Nusra (23), otros grupos armados (168), la coalición internacional contra el EIIL (7), las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (2) y partes desconocidas (219). Murieron o sufrieron mutilaciones 275 niños (77 niños, 93 niñas y 105 niños de sexo desconocido) a causa de ataques suicida, de mortero y de cohetes en zonas controladas por el Gobierno, atribuidos al EIIL (79), al Frente Al-Nusra (14) y a otros grupos armados (167). Murieron y sufrieron lesiones 531 niños a causa de ataques aéreos y bombardeos de zonas civiles realizados por fuerzas gubernamentales y fuerzas internacionales que apoyaban al Gobierno, 133 de ellos debido al uso indiscriminado de bombas de barril.

Se observó un aumento significativo del número de casos verificados de niños muertos y mutilados como consecuencia de su asociación con grupos armados, incluso mientras participaban en combate. Debido a la gran cantidad de niños utilizados por el EIIL, al menos 148 niños murieron en zonas militares del EIIL que fueron objeto de ataques aéreos realizados por las fuerzas gubernamentales, las fuerzas internacionales que apoyaban al Gobierno y la coalición internacional. El EIIL y el Frente Al-Nusra siguieron cometiendo atrocidades, entre ellas la ejecución de niños. El 5 de marzo, el Frente Al-Nusra ejecutó a dos niños durante una ofensiva terrestre en Kanafez (Hama). El 22 de agosto, en Muh Hasan (Deir Ezzor), el EIIL amputó públicamente las extremidades de un varón de 15 años acusado de estar afiliado al Ejército Sirio Libre.

Siguió siendo extremadamente difícil documentar la violencia sexual contra niños relacionada con los conflictos y no se comprobó ningún caso en 2015. En las zonas controladas por el EIIL, las niñas al parecer siguen expuestas a la posibilidad de ser obligadas a contraer matrimonio con combatientes siendo aún menores, mientras que las niñas yazidíes capturadas en el Iraq en 2014 al parecer fueron víctimas de trata y trasladadas a la República Árabe Siria y utilizadas como esclavas sexuales.

Según el Ministerio de Educación, desde que comenzó el conflicto, más de 6.500 escuelas han sido destruidas, parcialmente dañadas o utilizadas como refugios para los desplazados internos, o se han tornado inaccesibles por algún otro motivo. El Ministerio informó de que 571 estudiantes y 419 maestros habían resultado muertos en 2015. Las Naciones Unidas verificaron 69 ataques contra instalaciones (60) y personal (9) educativos, en los que murieron y sufrieron mutilaciones 174 niños, que se atribuyeron a fuerzas gubernamentales y grupos progubernamentales (48), el EIIL (11), el Frente Al-Nusra (1), otros grupos armados (9) y partes desconocidas (1).

El EIIL siguió utilizando la educación para adoctrinar y reclutar niños. En diciembre, impuso nuevas normas haciendo obligatoria la escolarización para todos los niños en los grados 1 a 12, y para las niñas en los grados 1 a 4, un factor que contribuye al reclutamiento en zonas controladas por el EIIL.

Aumentó la cantidad de denuncias de ataques contra instalaciones médicas, entre ellos 122 ataques contra 93 instalaciones médicas diferentes y casos de al menos 60 trabajadores médicos que fueron objeto de ataques o resultaron muertos. Las Naciones Unidas verificaron 41 ataques contra establecimientos (33) y personal sanitarios (8) por parte de fuerzas gubernamentales y grupos progubernamentales (32), el EIIL (2), otros grupos armados (2) y partes desconocidas (5).

Las Naciones Unidas verificaron ocho incidentes en los que las fuerzas gubernamentales utilizaron escuelas con fines militares en Idlib en marzo (cuatro de las escuelas fueron atacadas posteriormente por grupos armados) y tres incidentes en los que el EIIL utilizó hospitales con fines militares en Deir Ezzor y Ar-Raqqa.

Las partes en el conflicto siguieron secuestrando niños. Se atribuyeron 21 casos de secuestro (15 niños, 4 niñas y 2 niños de sexo desconocido) a las fuerzas gubernamentales en un incidente de toma de rehenes (13), al EIIL (5) y al Frente Al-Nusra, a las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo y a grupos afiliados al Ejército Sirio Libre (1 a cada uno).

Las partes en el conflicto, en particular el Gobierno, el EIIL, el Frente Al-Nusra y los grupos armados de la oposición, siguieron utilizando el asedio y la privación de alimentos como táctica de guerra. Se calcula que, en enero de 2016, unas 393.700 personas vivían sitiadas. Se denunciaron casos de niños que murieron a causa de la malnutrición. Los grupos armados, entre ellos el EIIL, impidieron que unos 35.000 niños fueran vacunados durante las campañas contra la poliomielitis. El uso del agua como un arma de guerra se intensificó considerablemente, y unos 7,7 millones de civiles se vieron afectados por cortes deliberados de agua. Las Naciones Unidas verificaron ataques contra instalaciones humanitarias y ataques, así como amenazas, contra personal de asistencia humanitaria.

Exhorto al Gobierno a que respete sus obligaciones y adopte medidas urgentes para proteger a los civiles. Además, insto a las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo y al Ejército Sirio Libre a que ponga fin al reclutamiento y la utilización de niños y a que cumpla los compromisos asumidos.

Partes en República Árabe Siria

  1. Ahrar al-Shama,b
  2. Ejército Sirio Libre y grupos afiliadosa
  3. Fuerzas del Gobierno, incluidas las Fuerzas de Defensa Nacional y la milicia Shabbihab,c,d
  4. Estado Islámico en el Iraq y el Levantea,b,c,d
  5. Frente Al-Nusraa,b
  6. Unidades de Protección del Pueblo Kurdoa

* Las partes subrayadas han figurado en los anexos al menos cinco años y, por tanto, están consideradas autores persistentes.

Partes que reclutan o utilizan a niños.

b Partes que causan la muerte o mutilación de niños.

c Partes que cometen actos de violación y otras formas de violencia sexual contra niños.

d Partes que llevan a cabo ataques contra escuelas u hospitales.

e Partes que secuestran a niños.

• Esta parte ha concertado un plan de acción con las Naciones Unidas de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad 1539 (2004) y 1612 (2005).