Información basada en el Informe del Secretario General sobre la cuestión de los niños y los conflictos armados (A/70/836–S/2016/360)) publicado el  20 de abril de 2016.

Adición

El conflicto en el Yemen se intensificó considerablemente luego de que los huzíes tomaron Saná en septiembre de 2014 y de que la coalición encabezada por la Arabia Saudita comenzó a realizar ataques aéreos el 26 de marzo de 2015. Tras los intensos bombardeos aéreos comenzaron los combates en tierra, los cuales tuvieron efectos devastadores en la población civil. Las violaciones graves contra los niños aumentaron drásticamente como consecuencia de la escalada del conflicto.

Los casos de reclutamiento y utilización de niños por grupos armados se quintuplicaron, en particular tras la escalada del 26 de marzo, según pudieron documentar las Naciones Unidas pese a las dificultades para verificar los casos debido a las limitaciones de acceso y las condiciones de seguridad. La mayor parte de los 762 casos verificados de reclutamiento de niños (todos varones) se atribuyó a los huzíes (72%), seguidos por los comités populares progubernamentales (15%) y Al-Qaida en la Península Arábiga (9%). El reclutamiento fue predominante en los bastiones de los huzíes, como Amanat al-Asimah (103), Taiz (69) y Amran (34). Se observó un cambio del alistamiento mayormente voluntario hacia el reclutamiento forzado o involuntario mediante coacción, por ejemplo, proporcionando información engañosa o incentivos.

En 2015, los comités populares privaron de su libertad a 183 niños varones, debido a su asociación con grupos armados, principalmente en Abyan, Adén y Lahiy. Al menos 48 niños reclutados por las fuerzas huzíes fueron capturados por comités populares y privados de su libertad durante entre tres y cinco meses, antes de ser liberados como parte de un intercambio de prisioneros que incluía a adultos apresados por estos comités. Además, los huzíes privaron de su libertad a un niño en Amanat al-Asimah tras acusarlo de colocar chips en instalaciones que iban a ser atacadas por la coalición.

Las Naciones Unidas comprobaron que el número de niños muertos y mutilados se sextuplicó en comparación con 2014 y ascendió a un total de 1.953 víctimas (785 muertos y 1.168 niños heridos). Más del 70% eran varones. El 60% de los casos de muerte (510) y lesiones (667) se atribuyeron a la coalición encabezada por la Arabia Saudita y el 20%, a los huzíes (142 muertes y 247 lesiones). En 324 incidentes, no se pudo determinar cuál fue la parte responsable. El EIIL reivindicó un atentado con un artefacto explosivo improvisado contra una mezquita en Amanat al-Asimah en el que murieron siete niños y otros seis resultaron heridos, además de causar una gran cantidad de víctimas adultas. El 60% de los niños murieron o sufrieron lesiones a causa de ataques aéreos, sobre todo en Amanat al-Asimah, Hajjah y Saada. A principios de 2016 se siguieron documentando numerosas víctimas civiles, incluidos niños, a causa de los ataques aéreos. Los combates en tierra fueron la causa del 29% de las muertes o lesiones de niños, la gran mayoría en Taiz, Adén y Al-Dalia. Se documentaron casos de niños que murieron o sufrieron lesiones como consecuencia de la acción de minas terrestres y restos explosivos de guerra, entre ellos 15 niños muertos y 67 heridos en Abyan, Adén, Amanat al-Asimah, Amran, Al-Baida, Al-Dalia, Damar, Lahiy, Marib, Saada, Shabua y Taiz.

Las Naciones Unidas verificaron un incidente de violencia sexual contra un niño por parte de un miembro de un grupo armado. Sin embargo, es probable que la cantidad de casos de este tipo sea mayor.

Las Naciones Unidas verificaron 101 incidentes de ataques contra escuelas y hospitales, el doble de los incidentes verificados en 2014. El 90% de los ataques destruyó total o parcialmente escuelas o establecimientos sanitarios, mientras que el 10% restante fueron ataques contra personal protegido, incluidos estudiantes. El 48% de los ataques contra escuelas y hospitales se atribuyó a la coalición, el 29% a los huzíes y el 20% a autores no identificados. Más de la mitad de las violaciones se produjeron entre abril y junio.

Se comprobaron 59 incidentes de ataques contra 34 hospitales, incluidos ataques múltiples contra las mismas instalaciones, especialmente en Adén y Taiz. En Adén, seis instalaciones fueron atacadas en diez ocasiones. En Taiz, tres establecimientos sanitarios fueron atacados en 23 incidentes diferentes. La mayoría de los ataques reiterados se atribuyeron a las fuerzas huzíes. Por ejemplo, en abril los huzíes atacaron el hospital Jumhuriah de Adén en tres ocasiones. Además, en la provincia de Saada la coalición efectuó ataques aéreos en los que se destruyeron 15 establecimientos sanitarios.

Las Naciones Unidas verificaron 42 ataques contra escuelas, la mayor cantidad de ellos en Amanat al-Asimah (12), Taiz (10) y Saada (10). El 57% de los ataques se atribuyó a la coalición, el 16% a los huzíes y el 21% a partes no identificadas.

Las Naciones Unidas verificaron 51 incidentes en los que las partes utilizaron escuelas con fines militares, la gran mayoría (44) en Taiz por fuerzas huzíes (20), comités populares (8) y grupos armados desconocidos (16). Los huzíes también utilizaron escuelas en Adén, Al-Dalia y Lahiy, y dos incidentes se atribuyeron a los comités populares en Adén y a grupos armados desconocidos en Ib. Se comprobaron cuatro incidentes en los que se utilizaron hospitales con fines militares, tres de los cuales se atribuyeron a los huzíes y uno a Al-Qaida en la Península Arábiga.

Las Naciones Unidas verificaron el secuestro de 11 niños, que se atribuyó en todos los casos a los huzíes, con excepción de un caso atribuido a Al-Qaida en la Península Arábiga. Por ejemplo, dos niños fueron secuestrados cerca de los cuarteles huzíes en Al-Dalia. Los huzíes y grupos afiliados pidieron un rescate a cambio de liberar a los niños para que pudieran volver con sus familias, pero posteriormente los asesinaron.

El acceso humanitario estuvo severamente restringido, y tanto la coalición como los huzíes obstaculizaron la entrega de bienes y la prestación de servicios. Las Naciones Unidas verificaron 16 incidentes en los que se denegó el acceso de la asistencia humanitaria en Taiz, Saada, Adén y Al-Dalia, principalmente en lo que se refiere a la restricción de la entrada del personal humanitario, y en los que el personal fue víctima de amenazas y violencia. La mayoría de los incidentes verificados se atribuyeron a los huzíes (11) y a la coalición (3).

En mayo de 2014, el Gobierno firmó un plan de acción para erradicar e impedir el reclutamiento y la utilización de niños. Sin embargo, no se avanzó en su aplicación a causa de la escalada del conflicto. Mi Representante Especial mantuvo conversaciones con el Gobierno, los Estados Miembros y los órganos subsidiarios del Consejo de Seguridad para plantear la gran preocupación que suscitaban los efectos devastadores que los conflictos tenían en los niños. Exhorto a todas las partes a que respeten sus obligaciones jurídicas internacionales de proteger a los civiles y la infraestructura civil, y a que procuren incluir cuestiones relativas a la protección de los niños en las negociaciones dirigidas a poner fin al conflicto.

Partes en el Yemen

  1. Movimiento Huzí/Ansar Allaha,b,d
  2. Al-Qaida en la Península Arábiga/Ansar al-Shariaa
  3. Fuerzas del Gobierno, incluidas las Fuerzas Armadas del Yemen, la Primera División Blindada, la Policía Militar, las Fuerzas Especiales de Seguridad y la Guardia Republicanaa,• Esta parte ha concertado un plan de acción con las Naciones Unidas de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad 1539 (2004) y 1612 (2005).
  4. Milicias partidarias del Gobierno, incluidos los salafistas y los Comités Popularesa
  5. Coalición liderada por la Arabia Sauditab,d

Adición Informe del Secretario General

La coalición liderada por la Arabia Saudita se ha suprimido de la sección relativa a las partes en el Yemen que figura en el anexo I del informe, hasta tanto se examine la cuestión.

* Las partes subrayadas han figurado en los anexos al menos cinco años y, por tanto, están consideradas autores persistentes.

Partes que reclutan o utilizan a niños.

b Partes que causan la muerte o mutilación de niños.

c Partes que cometen actos de violación y otras formas de violencia sexual contra niños.

d Partes que llevan a cabo ataques contra escuelas u hospitales.

e Partes que secuestran a niños.