El gobierno de Sudán del Sur lanzó hoy, con el apoyo de Naciones Unidas, su campaña nacional “Niños, no soldados” para acabar con el reclutamiento y uso de menores por las fuerzas militares del país para 2016.

La campaña está dirigida conjuntamente por Leila Zerrougui, la representante especial del Secretario General sobre Niños y Conflictos Armados, la misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) y UNICEF.

La ONU asegura que el reclutamiento de niños en la guerra civil del país sigue siendo desenfrenado. Estima que todavía hay 11.000 sirviendo en ejércitos y grupos armados involucrados en el conflicto.

“Los niños deberían aprender a leer y escribir y no a llevar armas. Sabemos que la educación nos hará mejores como país”, dijo el ministro de Defensa del país.

En junio, el gobierno firmó formalmente la renovación de su compromiso con el Plan de Acción de 2009, que incluye 18 medidas que el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán debe implementar para acabar con la presencia de menores en sus fuerzas militares de acuerdo con las leyes internacionales de derechos humanos.

Encuentre el artículo original aqui.